Radio Marién, 45 años por la educación y el Evangelio en la frontera

marien.jpg

Radio Marién, “La Educadora de la Frontera”, nació el 28 de agosto de 1976 en la fronteriza ciudad de Dajabón, provincia de Valverde, en la región limítrofe entre República Dominicana y Haití. Entrevista a Guillermo Perdomo S.J., director de la radioemisora.

Esta radioemisora fue fundada por los jesuitas hace 45 años y es propiedad de la diócesis de Mao-Montecristi en República Dominicana. El p. Cipriano Cavero S.J. es el fundador. Tres son las columnas que sostienen la misión de esta institución: la evangelización, la educación y el propiciar espacios que permitan fomentar una cultura de paz en el país y con los hermanos y hermanas de Haití.

Una radio al servicio de la vida eclesial

Esta emisora, ligada a la Diócesis de la Mao-Montecristi, en la provincia dominicana de Valverde, nació “con la misión de evangelizar”, afirma el sacerdote Guillermo Peredomo S.J. “Tenemos horarios explícitamente religiosos, católicos (…) los domingos desde temprano somos parroquia. No sólo para la Iglesia local o diocesana, sino también para todo el país”, añadió.

También la emisora da cabida a ofertas de la Iglesia universal, reitera Perdomo: “desde Radio Vaticano siempre ofrecemos en diferido el rezo mariano del Ángelus a cargo del Papa Francisco, así como también retransmitimos otras celebraciones especiales que hacen que el Papa sea conocido y amado en el más lejano y pobre hogar de esta frontera norte entre Dominicana y Haití”.

El próximo 28 de agosto monseñor Diomedes Espinal, obispo diocesano, presidirá la eucaristía en acción de gracias por los 45 años de servicio a la comunidad de la radio.

perdomo.jpg

P. Guillermo Perdomo S.J.

La educación, un pilar fundamental

Radio Marién es una institución de frontera. Desde la fundación se enfatizó la educación de adultos, fortaleciendo el ya existente subcentro Dajabón de las Escuelas Radiofónicas Santa María (ERSM), localizado en la Parroquia N.S. del Rosario y que hace poco cumplieron 50 años de existencia. Desde 1979 retransmitimos las clases, afirma el padre Perdomo.

Este año, en el contexto de la pandemia, señala el padre Perdomo, la radio “ha pasado junto a otras emisoras retransmitiendo las clases más básicas por las mañanas y las tardes y por las noches entrábamos en la escuela radiofónica Santa María para el nivel de adultos. En el contexto del cambio climático, por ejemplo, el servicio que da la radio es vital para educar y reducir el riesgo ante desastres naturales y sociales”.

Durante estos años, Marién ha tratado de ser cada día más “La Educadora de la Frontera”. Además de la educación formal, tenemos incidencia en la vida cotidiana de la audiencia, a través de nuestras cuñas educativas.

El sacerdote subrayó que a la audiencia que sigue la radio “le gusta estar bien informada, sin sensacionalismo”. Educar con verdad es parte de la misión de la radio.

La Unión de Centros de Madres Mujeres Fronterizas (UCMMF) nació hace 28 años, en Radio Marién. Con las madres, nuestra emisora accede a los hogares, como didacta y promotora de la vida. Junto a ellas, y a otras 37 instituciones, apoyamos REVIDA, una red inter-sectorial para impulsar una vida intrafamiliar sin violencia añadió el sacerdote.

Unión de centros.jpg

Unión de Centros Madres Mujeres Fronterizas

Una cultura de paz y de encuentro

La radio desarrolla proyectos de Solidaridad Fronteriza, así como iniciativas de la Compañía de Jesús en la región norte y de Fe y Alegría.

El director de Radio Marién indicó que la emisora llega a una parte de la región norte de Haití. con la que se construyen lazos de hermandad:  “Tenemos indicios de que somos escuchados y con cariño, estamos interesados en que estos hermanos y hermanas noten que los queremos, que les tomamos en cuenta y que queremos empalmar con ellos, desde su belleza y grandeza como pueblo de Dios en marcha. Parafraseando al sacerdote jesuita haitiano, Miller Lamothe, requieren de nuestra solidaridad siempre y no sólo cuando están en situación de desastre”.

Guillermo Perdomo S.J. subrayó que uno de los retos es llegar con más fuerza a los jóvenes y los niños, sin perder la identidad de la institución: “está el desafío de fortalecer la presencia educativa y evangelizadora y animadora de la vida de los jóvenes adolescentes niños y niñas utilizando los recursos que hay hoy (…) creo que hay gran potencial y mucha actualidad en esta misión. Contamos con la protección de Dios para seguir adelante”.

Fuente: Manuel Cubías, Radio Vaticano